Tusanaje | China, olores y sabores
986
post-template-default,single,single-post,postid-986,single-format-standard,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

China, olores y sabores

China, olores y sabores

La gastronomía china es mucho más de lo que estamos acostumbrados a degustar y, para muchos, un terreno totalmente desconocido.

Quizás pienses que a nadie le amarga un postre, que los guisos son solo salados y que la comida siempre tiene gran aroma.

China tiene una gran extensión territorial, numerosa población, muchas etnias, climas diversos y por lo tanto variedad de productos y diferentes estilos culinarios con variaciones propias. Este conjunto de técnicas, ingredientes y sabores procedentes de las diferentes regiones de China se ha expandido a todas partes del mundo, y debido a las migraciones ha ido conquistando el paladar de todos, desde Asia, Europa y América.

El gran filósofo chino Lao Tzu en cierta ocasión dijo: “Gobernar un gran país es como freír un pescadillo” (1). Lo que trataba de decir era que a la hora de gobernar un país hay que saber emplear los condimentos y dar los toques adecuados para obtener buenos resultados. Esta metáfora es una clara muestra de la importancia atribuida a la comida por los chinos.

Algunos platillos son sencillos y otros muy elaborados, pero absolutamente todos pensados en satisfacer nuestros sentidos. La armonía de las preparaciones de los platillos se obtiene por la mezcla de los cuatro sabores fundamentales: agrio, salado, amargo y dulce; por lo tanto, encontraremos estilos picantes, muy dulces, agridulces y exóticos, donde el color, el aroma y el sabor no son lo único que se toma en consideración en la preparación de los alimentos. Además de complacer nuestro paladar, la gastronomía china es una de las más sanas del mundo, gracias a su elaboración y a la elección de los alimentos que intervienen en cada plato.

Al contrario de lo que se cree, la gastronomía china no es alta en contenido graso. Algunos restaurantes populares chinos en América, generalmente por cuestiones de costo y de rendimiento, no preparan los alimentos siguiendo las normas básicas que dicta su cocina. En la cocina china los alimentos son salteados en aceite y no fritos, y gracias al wok, el cual distribuye el calor uniformemente, permite que con solo una cucharadita de aceite podamos saltear una gran cantidad de alimentos, haciendo que queden crocantes, cocidos, con todas sus propiedades alimenticias intactas y listos en minutos, sin que se floten de aceite.

Entre los condimentos y salsas destacan las hojas verdes, cebollín, el kión, el ajo y la salsa de soja, todos con propiedades digestivas y benéficas para el cuerpo (aunque esta última puede ser muy rica en sodio, pero normalmente son usados en la medida justa). Es por ello que un buen cocinero chino sabe combinar los ingredientes a fin de obtener de ellos el máximo rendimiento para la salud, el placer y el bienestar; es decir, tienen en cuenta aspectos como la calidad de los ingredientes, la forma de cocción para preservar los nutrientes, el aroma, color y por supuesto el buen sabor.

¹ LIBRO DEL CAMINO Y DE LA VIRTUD – Lao Tsé

No Comments

Post A Comment