Tusanaje | Camal Navideño
2426
post-template-default,single,single-post,postid-2426,single-format-standard,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Camal Navideño

Camal Navideño

Aunque no creo en Ti, Dios mío

Aunque el pesebre está lleno de paquetes,

Y velas olorosas inundan las habitaciones

decoradas de mis amigos

Aunque no iré a misa

Y sé que pavos, cuyes, conejos, gansos o terneras

Se entregarán al sacrificio para llenar nuestro cuerpo de vigor.

Aunque dudo de ti, de tu bondad, en cada árbol de plástico,

en cada falsa mirada

Aunque se que esta existencia no es

Sino  la de un matemático que engulle envases plásticos

juega a la ruleta rusa con nuestro corazón

Aunque el mundo sigue aprendiendo a disparar

En la maldita ingenuidad de los que aún esperamos

Aunque no tengo nada que proteger porque

Lo que más quiero ya me ha abandonado

Porque estoy sola en una habitación de un sótano alemán

Y se que mi hija ríe y se libera de mi

Mi madre y mi padre descansan juntos (es lo que más quería)

Mi ex marido no me guarda rencor por escribir sobre la guerra y el vino

Porque, aunque no conozco Italia, sé que ellos nos inventaron

Esta almohada que somos,  con adornos brillantes, películas de sexo y falso pudor

Aunque no abrazaré a nadie esta noche

 y las personas a las que pregunté si podrían amarme

dijeron que tenían sus manos y sus camas ocupadas

sea con otros cuerpos u otras ficciones

Aunque en la India han desaparecido los sabios

pensando en sacrificarse para purificar el mundo

y  haya, apenas, estrategias para turistas

Aunque papá Noel se reinventó con sayonaras, comiendo sushi

Cabalgando renos de arena,

Cuernos de galleta que durarán exactamente 24 minutos

luego serán desechados en la basura.

He esperado un milagro:

Volver al tiempo del nacimiento

Así ha sido. He visto nacer la inocencia de la flor del malestar

Nos hemos sentado frente a la ventana oscura

hemos prometido cerrar los ojos y limpiar la lluvia amarilla

de los pies cansados de los amantes.

Dar de beber agua limpia al burro

Y no amargarse con la pequeña porción de amor tardío.

Sólo saborear lo que queda en el paladar

Y si pasa una cucaracha o un grillo, una mosca

O un gato, murmurar

He aquí el milagro de nacer. He aquí.

No Comments

Post A Comment