Tusanaje | Cosas que me explica mi madre: Rén duō hăo zhòngtián, rén shăo hăo guònián
2669
post-template-default,single,single-post,postid-2669,single-format-standard,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Cosas que me explica mi madre: Rén duō hăo zhòngtián, rén shăo hăo guònián

Cosas que me explica mi madre: Rén duō hăo zhòngtián, rén shăo hăo guònián

人多好種田,人少好過年

人多好种田,人少好过年

Es sábado, después de comer y estoy fregando una pila de platos, tazones, cubiertos, sartenes y cazos. Mi madre entra en la cocina, me mira, sonríe y suelta en chino, sentenciosa:
Rén dòu hăo zhòng tián, rén shăo hăo guò nián: «Mucha gente es bueno para cultivar la tierra, poca gente es bueno para pasar la nochevieja». Sabes por qué, ¿no? Los invitados de la nochevieja se comen en unos minutos lo que ha costado horas cocinar. Y el trabajo que dan después…

Me quito un guante de goma para apartarme el pelo de la cara.

—Pero mamá —digo—, si vienen muchos invitados y cocinan y luego recogen y friegan entre todos, como hacemos nosotras, cuando nos juntamos, eso sería bueno, ¿no? —Bueno, eso sí.

(Publicado originalmente en Venga la vida, Radio Nacional de España, 23 de diciembre de 2018)

No Comments

Post A Comment