Tusanaje | Cosas que me explica mi madre: Huánggǒu chīròu, heīgǒu dāngzāi
2731
post-template-default,single,single-post,postid-2731,single-format-standard,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Cosas que me explica mi madre: Huánggǒu chīròu, heīgǒu dāngzāi

Cosas que me explica mi madre: Huánggǒu chīròu, heīgǒu dāngzāi

黄狗吃肉 黑狗当灾

黃狗吃肉 黑狗當災

 

Dice mi madre: huánggǒu chīròu, heīgǒu dāngzāi. O sea: «el perro amarillo se come la carne, el perro negro se lleva el castigo».
Así que, en chino, el chivo expiatorio es un perro. Negro.
Puede que los perros negros corran menos que los amarillos. Porque, en realidad, suele cargar con la culpa el más lento en encontrar una excusa o en salir huyendo.
O tal vez los perros negros dan más miedo porque estén asociados a la oscuridad, a lo desconocido.

(Publicado originalmente en Venga la vida, Radio Nacional de España, 27 de enero de 2019)

No Comments

Post A Comment