Tusanaje | Finaliza el Ciclo de Conferencias: Perú, país más chino de América Latina
4167
post-template-default,single,single-post,postid-4167,single-format-standard,_masterslider,_ms_version_3.6.7,bridge,extensive-vc-1.9,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive,evc-predefined-style
 

Finaliza el Ciclo de Conferencias: Perú, país más chino de América Latina

Finaliza el Ciclo de Conferencias: Perú, país más chino de América Latina

Rodrigo Campos
Últimas entradas de Rodrigo Campos (ver todo)

Hoy terminamos el hermoso ciclo “Perú, país más chino de América Latina”. Empezamos en septiembre con la esperanza de dialogar con nuestros seguidores y público en general sobre el aporte de los tusanes al Perú del bicentenario desde distintas perspectivas. Aunque desde que Tusanaje-秘从中来 nació siempre hemos contado con la generosidad de grandes invitados en nuestro pequeño proyecto, este ciclo ha significado la oportunidad de contar con los más relevantes actores de lo peruano chino en los últimos cincuenta o sesenta años. Humberto Rodríguez Pastor, Isabelle Lausent-Herrera, Patricia Castro, Carlos Acat, Eugenia Mont, Ignacio López Calvo, Siu Kam Wen, Fanny Jem Wong, Jorge Castillo Fan, Patricia Chong, Félix Loo, Luis Miguel Rojas-Berscia, Rubén Tang, David Gamarra, Teresa Joo, Olga Lock, Rosa Fung, José Huerto Wong, Carlos Chong (video), Lucero Medina Hu, todos listados de una sola vez, abruman. A ellos se suman una generación más joven de importantes artistas e intelectuales como Milagros Lock, Piero Che Piu, Chiongwend Lhi, Luis Chiang Chang-Way, Sonia Lau, Martín López Lam, Hector Chiang, Marco Loo, Sun Cok (video), Renzo García Chiok, Ana Chung, Caro Black. Y, por supuesto, los de la casa Gonzalo Paroy Villafuerte, Diana Hu, Daisy Saravia, Li Boya, Antonio Chang, Arturo Ramos Wong, Liss Campos, Fabiana Chiu y este humilde servidor.

Hoy cerramos con una mesa que es un sueño cumplido. El trabajo realizado durante estos años con Tusanaje nos había permitido observar que nuestra comunidad -diseminada y sin instituciones alrededor de las cuales puedan habitar los tusanes- tenía miembros con destacados perfiles en distintas áreas que no habían sido arropados por lo tusán. Ninguna de las instituciones peruano chinas de Lima ha logrado todavía tener una verdadera representación nacional (no podríamos afirmar siquiera que está en su agenda) ni tiene sus recursos principalmente dirigidos hacia la gestión cultural. Son círculos pequeños los que habitan en estas instituciones. Fuera de ellas, había genios peruanos de ascendencia china que no han sido reclamados hacia lo tusán. Que lo tusán no ha podido ofrecerles ninguna estructura o plataforma que contribuya a su desarrollo. En fin, que todo lo importante para la comunidad -para que sea una comunidad- está por hacerse.

Parte del trabajo de Tusanaje intentando un aporte significativo desde un espacio humilde y sin recursos era generar una plataforma que abrace a tusanes que no han pertenecido o no se han desarrollado cerca de los círculos tusanes. Con cuidado, nos hemos acercado a personas a las que, quizás, el pasar del tiempo y las generaciones les había hecho no autoidentificarse como tusanes. Al fin y al cabo, los espacios de reunión y memoria por orígenes étnico raciales no son los únicos desde los que las personas nos asociamos y generamos identidad. Sin embargo, lo maravilloso ha sido que en todos los casos hemos encontrado a tusanes orgullosos. A veces no con el término “tusán”, sino como “chinos”, “paisanos” o sencillamente “descendientes de chinos” pero siempre hermanos en el hallazgo del pasado común. Bastaba compartir memorias familiares (donde siempre hay similitud), mostrarnos las fotos del akún o la apo, hablar de la comida que se prepara en casa, listar nuestros chifas favoritos, para sabernos parte de una comunidad aunque esta no tenga todavía la institucionalidad que necesita. Es grande, quizás mayoritario, el porcentaje de tusanes (y entre ellos varias de las mejores de nuestras mentes) que no han estado vinculados con una sociedad china o una institución tusán pero que la familia y la casa ha sido su espacio tusán, de memoria, de resistencia y de transformación cultural de lo chino hacia lo tusán.

En estas búsquedas encontramos tres catedrales inmensas de gran reconocimiento para la poesía, la pintura y la música, respectivamente. El Perú, sencillamente, no sería el mismo sin ellos. Sin embargo, solo los muy conocedores sabían que eran de ascendencia china. Dos de los tres, hijos de chino. Lo tusán, no cabe duda, atraviesa toda la peruanidad a veces de manera silenciosa. Está tan ligado a lo peruano que a muchos se les hace más fácil reconocer los aportes de otras comunidades diaspóricas menos integradas a lo nacional.

No fue sencillo acercarnos a Enrique Verástegui, Alejandro González Trujillo (Apu-Rimak) y Juan Wong Paredes (Juaneco y su Combo). Obras inmensas de tres tusanes ya fallecidos. Finalmente, logramos el contacto con sus familiares. El encuentro ha sido importante para mí a nivel personal. Hoy puedo llamar a varios de ellos, amigos. Algo clave fue encontrar al familiar correcto para hablar de su vida y de su obra.

Tusanaje-秘从中来, junto al IC PUCP, tiene el alto honor de rendir homenaje en esta última mesa a estos tres grandes al lado de sus propios descendientes. En el caso del autor de Los extramuros del mundo, tenemos a mi querida Isabel Verástegui Peláez. No solo es la hermana que lo adoró, también su asistente personal por décadas y quien conoció de cerca sus procesos creativos. En el caso del inclasificable Apu-Rimak, contamos con su sobrino Juan Gutierrez González (Fung Tan, ambos apellidos cambiados), el sobrino arquitecto que hablaba en los últimos días del pintor sobre sus hallazgos sobre el color. También nos acompaña la única especialista en Apu-Rimak, la generosísima María Sol Romero. Por último, para recordar al fundador de Juaneco y su combo, la banda símbolo de la música amazónica, tenemos a Juan Pezo Wong, nieto del fundador y actual líder de la banda. Juan aprendió de su abuelo tocayo a tocar los instrumentos.

Esta mesa y el ciclo entero serán una colección muy visitada en el futuro en nuestra biblioteca IdenTusanes. No nos queda duda.

Muchas gracias a Daisy Saravia quien ayudó en la organización. Al Instituto Confucio PUCP, a Patricia Ortiz y Araceli Paucarpoma, dos grandes.

18997 Visitantes - 21629 Visitas
No Comments

Post A Comment