Revista Oriental 91 años dejando huellas en nuestra comunidad

Revista Oriental 91 años dejando huellas en nuestra comunidad

Tusanaje Editorial Web

Artículo: Cortesía de Raúl Chang, director de la Revista Oriental
Escrito por Alfredo Kato

Los primos Gabriel Acat Cuan y Alfredo Chang Cuan tenían 23 y 20 años, respectivamente, cuando lanzaron el primer número de la revista “Oriental” el 20 de abril de 1931. Lo que llama la atención es que lo hicieron en un momento en que el planeta entero enfrentaba una gran crisis: se había producido la caída de los precios en el mercado mundial, las grandes potencias habían disminuido su producción y, por ende, no había demanda de nuestras materias primas. Gobernaba el Perú el comandante Sánchez Cerro.

Primera portada de la Revista Oriental, 1931

 

Pero, tal vez, debido a su juventud e idealismo, Gabriel y Alfredo estaban más preocupados por la situación que atravesaban no solo los chinos y sus descendientes, sino también los asiáticos en general, quienes en esa época eran víctimas del racismo y la discriminación. Y estos ataques no solo provenían de algunos sectores de la sociedad sino también de medios periodísticos y conocidos intelectuales. Según el Censo levantado en 1931, en Lima y el Callao residían unos 20 mil asiáticos que, estoicamente, lo soportaban todo.

 

Gabriel Acat Cuan

 

Alfredo Chang Cuan

 

Por entonces, la revista incluía artículos redactados en chino y en español, para que todos lo pudieran leer. Porque, aclaremos, “Oriental” no apareció para enfrentar directamente la fuerte corriente antiasiática. Inteligentemente, los dos jóvenes “tusan” utilizaron las páginas de la revista para difundir las diferentes manifestaciones de la cultura china, mostrar cómo los chinos y sus descendientes se esforzaban por integrarse a la sociedad peruana, que trabajaban duro y parejo buscado el progreso del Perú. Así ayudaron a cambiar la mala imagen de chinos y japoneses.

Y ellos mismos fueron ejemplo de lo que propugnaban: Gabriel estudió Derecho y llegó a ser Juez Suplente de la Corte Suprema de Justicia y,por su parte, Alfredo se convirtió en un eficiente Relacionista Público. Cuando el Derecho y las Ciencias Políticas comenzaron a absorberlo más y más, Gabriel cedió en 1937 el cargo de director de la publicación a su primo Alfredo. Este, poco después, se casó con Guillemina Ruiz Chong, quien fue la primera mujer de ascendencia china que se graduó de periodista en la Escuela de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, siendo la primera de su promoción. Lógicamente, doña Guillermina se unió al equipo de “Oriental” como co-directora.

Pero ahí no quedó la cosa : Alfredo y Guillermina tuvieron dos hijos que siguieron sus pasos en el periodismo: Diana Angélica – quien también estudió en la Escuela de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica del Perú e integró la promoción de la que surgieron también otros destacados colegas como Alejandro Sakuda, Roberto Almandós y César de los Heros-, además de haber sido elegida Reina de Periodismo de la misma escuela; se casó con el licenciado Ramón Yulee Taysing, dueño del diario “La Razón” de Guayaquil donde se encargó de la redacción de las páginas de sociales y Alfredo Raúl quien, si bien es Licenciado en Administración de Empresas, de tanto estar pendiente de la elaboración de cada número de la destacada publicación es desde 1975 su tercer director.

Gabriel Acat Cuan tenía 85 años y Alfredo Chang Cuan 82 cuando fallecieron en 1993.  Doña Guillermina murió en el 2012 a los 95 años. Debemos recalcar que ella no solo ayudó a que “Oriental” sea lo que es hoy, escribiendo artículos bajo los seudónimos de “Jade” o “Diana D’Orient”, sino también llegó a dirigir otras revistas como “Intima” y “Mundo Pesquero”, “Intimidad El y Ella” y durante 25 años editó el anuario “Guía Agenda del Hogar Moderno”. Además, fue galardonada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo por “defender los derechos de la mujer y su valioso aporte al desarrollo del país”. Recibió la medalla de Oro de la Municipalidad de San Borja, por sus Bodas de Oro profesionales.

 

Guillermina Ruiz Chong

 

Hoy el director Alfredo Raúl Chang Ruiz cuenta con el apoyo de su esposa Luz María Acat Koch y de la hija de ambos Luciana, que se desempeña como editora y diseñadora de las carátulas. Sin olvidar al periodista Carlos Acat Koch quien, desde 1971, redacta los editoriales que reflejan el conocimiento que el autor ha venido adquiriendo a través de los dieciocho años en que fuera corresponsal de la Agencia China de Noticias Xinhua. También ha sido columnista del diario “Hoy”, colaborador de la revista “Justicia y Jurisprudencia” y otras publicaciones.

Han pasado los años, sus creadores ya no están entre nosotros, y “Oriental” cumple este mes 91 años, gracias a que sus descendientes – guiados por la mística de  Gabriel y Alfredo- continúan en la brega. Vivimos otros tiempos pero, tal como en 1931, los que hoy editan la revista enfrentan también muchos problemas para sacar a la luz cada número. Sin embargo, como lo aprecian sus lectores, no solo hay mejoras técnicas pues su impresión a colores y diagramación  son impecables y, asimismo, su contenido es variado y sobre todo objetivo.

Además, ha ampliado su política original de integración de los descendientes de chinos y japoneses al ahora informar también sobre lo que acontece en otros países asiáticos, como Corea, Indonesia, Japón, Malasia, Singapur Tailandia y Taiwán, contando con un buen número de corresponsales. Todo esto ha hecho que la Revista Mensual Ilustrada “Oriental” disfrute de gran prestigio y siga contando no solo con el apoyo de los lectores sino también de las firmas anunciadoras y es que no en vano es la revista más antigua del Perú.

 

Entrada siguiente
No hay comentarios

Publica un comentario