Tusanaje | Año nuevo lunar 2020
3057
post-template-default,single,single-post,postid-3057,single-format-standard,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Año nuevo lunar 2020

Año nuevo lunar 2020

Estamos casi al comienzo de el año nuevo lunar, también conocido como el año nuevo chino, y pronto saldrán los dragones y leones de la Sociedad Chung Shan a las calles del Barrio Chino para celebrar la ocasión.  Hace un mes lo hicieron por otra razón, para conmemorar las fiestas navideñas, la Sociedad abrió sus puertas al público para que presenciemos las danzas que se ensayan tres veces a la semana en su espacio del último piso de un edificio en Jirón Azangaro del centro de Lima.

Esa noche de diciembre, entramos a ese último piso y se notaba de inmediato las varias cabezas de león que cuelgan de las paredes.  El Sifu Jorge Cáceres, que encabeza todas las actividades de la Sociedad explicaba que algunas cabezas son muy antiguas y ya no se usan.  Contra la pared del otro lado de la sala estaba lo más nuevos en los disfraces de dragones. Son trajes recién llegados de China y tienen luces de LED, cosa que cuando la Sociedad se fundó unos 80 años atrás, nunca se hubiera imaginado.

Poco a poco venían llegando los chicos y chicas de la Sociedad.  Después de un tiempo, los tambores empezaban a sonar, y todos salían a la calle con sus leones y dragones, incluso había una cabeza de león en miniatura para los participantes niños. En la calle, se reventaban cohetes y el aire se llenaba de un olor amargo.  Algunos autos paraban en la calle porque sus conductores querían ver, los autos que venían detrás tocaban sus cláxones, uniendo esa nota estridente al sonido de los tambores y cohetes.  El largo dragón y sus animadores humanos bailaban en movimientos coordinados dotando a este de movimientos ondulantes.  El aire destellaba con el flash de los celulares y cámaras que grababan todo.

Después de 20 o 30 minutos, con tanta estimulación de los sentidos fue fácil perder la noción del tiempo, los leones y dragones entraron de nuevo al edificio, los animales míticos se despojaron de sus trajes y se volvieron humanos.  En la sala donde antes yacía el nuevo dragón, ahora las mesas ocupaban su lugar todas estaban llenas de comida y refrescos..  El Sifu Cáceres dio un pequeño discurso. Acabado la conmemoración de las fiestas navideñas en la calle con todos los vecinos,, ahora la iban a celebrar en familia, en esa gran familia que forman los integrantes de la Sociedad Chung Shan.

Texto:  Jennifer Shoe.
Fotos: Carlos Chong.

 

No Comments

Post A Comment