Tusanaje | Comercio internacional, producción nacional, ciencia y tecnología. China y Perú
3115
post-template-default,single,single-post,postid-3115,single-format-standard,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Comercio internacional, producción nacional, ciencia y tecnología. China y Perú

Comercio internacional, producción nacional, ciencia y tecnología. China y Perú

Por Juan Diego Zamudio

En el mundo del comercio internacional, hay productos de una diversidad en calidades, quizás China es el país con la mayor diversidad en la estructura productiva y comercial en el mundo.

Como saben, hace poco, la guerra comercial estuvo en sus niveles más altos, la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, y muchos productos empezaban a tener más impuestos, y a consecuencia de esto, los productos incrementaban su precio, generando un malestar en los bolsillos de los usuarios finales, y disminuyendo el comercio internacional, a nivel global.

Ahora, existe una necesidad, de importar y exportar productos de alta calidad, con proveedores de confianza, que cuenten con productos con certificaciones como:  ISO, que indica eficiencia en algún proceso; certificaciones europeas como la CE; o certificaciones de los Estados Unidos como la FDA; y también laboratorios que miden la efectividad de los productos mediante pruebas independientes y altamente especializadas. Son importantes las licencias de funcionamiento y recomendaciones del gobierno chino, que garanticen una compra segura y eficiente. Estas compran realizadas dependen mucho de las unidades de compra especializada, en saber qué producto necesita, y realizar las verificaciones del caso, así como las garantías que existen.

Existen ejemplos de compras muy grandes, que no pasaron por estos filtros, por ejemplo el Caso de España, que no realizó estos procedimientos y no se asesoró. Pero nos sirve de ejemplo para realizar buenas compras a nivel internacional.

Por ejemplo, y para ser más exacto, el año pasado, creé una empresa llamada SUVOX, con la intensión de representar marcas chinas de alta calidad que satisfagan las necesidades no solo de Perú si no a nivel global, internacionalizando además, la idea que tuve al crear mi empresa en Perú, llamada KAY. Generando también transferencia tecnológica, cooperación técnica internacional, mejora productiva de productos nacionales, colaboración en investigación para soluciones empresariales, y académicas, que es lo que tanto falta a los países como el Perú.

Hace un mes ayudé a un hospital en China, con mascarillas de alta calidad, y requerían de una persona de confianza, con una empresa que pueda trabajar con ellos de forma rápida y sencilla entendiendo sus demandas, y también con la mejor calidad. Ayudé, y ahora también estoy recibiendo ayuda para proveer de mascarillas de alta calidad en Perú, que paso a paso estoy trabajando con Hospitales de Perú, entre otras instituciones que requieren, siendo competitivo y también rápido.

Me detendré a explicar 3 puntos sobre el Comercio Internacional, La Producción local, y la Ciencia y Tecnología, desde mi humilde experiencia.

  1. Comercio internacional: Es hora de buscar nuevas soluciones, a nuevos problemas, para generar una mayor satisfacción de las necesidades a nivel nacional, y por ende a nivel internacional. Buscar el mejor producto y al mejor precio. Por ejemplo, en China, existen productos de alta calidad, pero no necesariamente son los más baratos, pero tampoco excesivamente caros, lo que hace que el presupuesto que se tiene, puede generar un mayor beneficio.

  2. Producción nacional: Como saben, ahora que muchas marcas, tienen la tendencia solo proveer a los países donde nacieron o tienen su matriz, indiquen, sugieran o hasta obliguen a realizar esto. Como lo hemos visto en varios países, la tendencia seguirá, así que la única opción temporal y espero que de largo plazo, es tener una producción nacional competitiva, que se puede generar con un impulso desde el gobierno, y también con políticas más duras y a corto plazo. Los economistas de un lado, decían que el gobierno no debe meterse en el mercado, de la escuela neoclásica, un modelo con muchas complicaciones, pero que fue siguiendo el paso, pues habían dinero que escondía los problemas y fallas estructurales. Pero ahora, todos se convierten en keynesianos, al menos los presidentes que están tomando el toro por las astas, un ejemplo es el presidente peruano, Martín Vizcarra. Entonces, si uno quiere atender las necesidades nacionales, tiene que intervenir la economía local, y también desarrollar el comercio internacional, que está teniendo problemas.

    Una forma de impulsarlo rápidamente, son las colaboraciones industriales entre productores, las patentes o licencias que el gobierno pueda adquirir, y también obligar a algunas industrias a producir en tiempos de emergencia, ya sabemos que no se puede dejar a la elección o confiar en que las personas, empresas van a tener ganas de cooperar. Dejar que los permisos se puedan tramitar para que nuevas empresas puedan proveer al estado. La tendencia, es el paso a una economía cerrada, que depende en su mayoría de la producción de bienes y servicios a nivel local, y también a los productos internacionales, que sufren restricciones ya comentadas.

  1. Ciencia y tecnología: Duramente mucho tiempo el Perú, tuvo un sistema de salud muy precario, con deficiencias, muchas veces obstáculos, corrupción, trabas, burocracia, falta de presupuestos y más, que los profesores o inventores del sector de salud o cercanos al sector viven en carne propia.

    Pero es hora de generar confianza, en invitar a los profesores, investigadores, a trabajar por su país, en generar un aumento de dos cosas: Confianza y autoestima. Los fondos en estos temas son muy pequeños, pero el potencial es altísimo, existen inventores, profesores de altísima calidad que puede trabajar, pero no olivemos, que no podemos dejar a su libre elección si quieren o no cooperar, deben servir a su país, de acuerdo a su juramento profesional y también a las necesidades e intereses de su país. En una situación de emergencia como esta, no se puede dejar que un recurso no se utilice, no se cuide, no se desarrolle, no crezca y no sea una oportunidad de ser sostenible.

Quizás nos podemos acercar de una manera más rápida, a la deseada industrialización, y al mismo tiempo a la innovación y desarrollo, como los países del Asia.

Espero que esta Columna sirva para esclarecer las oportunidades y retos que el Perú tiene ahora, desde el punto de vista económico, y también personal.

Si quieren contactarse conmigo, me pueden escribir al siguiente correo:

juan.zamudio@kay.com.pe

No Comments

Post A Comment