Tusanaje | Orgullo de estar aquí y ser quien soy
3230
post-template-default,single,single-post,postid-3230,single-format-standard,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Orgullo de estar aquí y ser quien soy

Orgullo de estar aquí y ser quien soy

El mes del orgullo llega a su fin. Normalmente, estaría ahora buscando la ropa perfecta a utilizar para esta noche y coordinando el punto de encuentro con mis amigxs para unirnos a la marcha. Sin embargo, aunque ya se haya oído tantas veces, encuentro necesario decirlo, esa normalidad y muchas otras no volverán. Esto no es motivo para que todos y todas, desde nuestros espacios, no nos llenemos de color y gritemos que estamos aquí. Que estos encuentros, conversatorios, reuniones y fiestas (ahora virtuales) siguen siendo un justo reclamo por igualdad, unión y esperanza.

Para quienes han dejado el clóset y transitan con la poca libertad que han luchado por obtener, este también es un mes de celebración. Pero, están aquellxs que siguen luchando contra si mismxs, contra los prejuicios sociales, la ignorancia de las instituciones y tabúes impuestos respecto al sexo y la “normalidad”. Para alguien como yo, que salió del clóset a los 24 años, con una bebé recién nacida, lleno de miedos y cercado de barreras, es fácil comprender la ansiedad que te genera observar la “normalidad”, intentar con todas tus fuerzas calzar en ella y fracasar todos los días hasta llegar a pensar que nunca serás suficiente, que estarás destinado a llevar una vida de pocas satisfacciones. Se aborda poco sobre lxs renuentes a su propia naturaleza o de lxs que aún temen asistir a una marcha, pintar de colores sus redes sociales, por miedo a ser vistxs, juzgadxs y catalogadxs.

A todos ellxs, quiero decirles que está bien sentir miedo, sentir vergüenza de quién eres no es tu culpa, sino de la sociedad. Pero nadie será capaz de cambiar tu realidad, nadie podrá jamás decidir por ti o levantar la voz contigo, si no lo haces tú. También sé que no basta con decirlo una vez, después de confrontar a tu familia, vendrán nuevos temores y quizá pienses que no valió la pena. Pero créeme, lo vale, porque una vez derrumbado el primer muro, los siguientes caerán por propio peso y cuando llegue el momento de decirle a cualquiera quién eres (porque llegará) y lo hagas sin vergüenza, ni miedo, te sentirás auténticx, libre y amadx por ti mismx. La lucha es de todos, estamos aquí para ser felices, sentirnos libres y caminar sin miedo, y aunque suene como un sueño hermoso, está en nuestras manos luchar por él y construirlo en comunidad.

Soy Nilton Maa y desde este pequeño espacio, quiero pedirte que cuentes conmigo. Puedes escribirme en cualquiera de mis redes sociales adjuntas al final de esta columna y yo estaré pendiente y siempre dispuesto a leer o escuchar todo lo que necesites decir. No estamos solos, no lo estuvimos, ni lo estaremos.

Feliz día del orgullo.

 

@niltonmaa

https://www.facebook.com/nilton.maalavado

No Comments

Post A Comment