Tusanaje | El estigma de una sociedad que envejece. China y el síndrome del Empty nests (空巢)
999
post-template-default,single,single-post,postid-999,single-format-standard,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

El estigma de una sociedad que envejece. China y el síndrome del Empty nests (空巢)

El estigma de una sociedad que envejece. China y el síndrome del Empty nests (空巢)

Neruska Rojas
Centro de Estudios Históricos de Venezuela (CNEH)
Centro de Estudios Venezolanos sobre China (CVEC)
nerurojas87@hotmail.com

Desde las últimas décadas del siglo XX, miles de familias han presenciado una amplia variedad de cambios que resultan de la política empleada por el PCCh, la cual –a partir de los años 90– ha estado orientada hacia una mayor apertura económica cuyos efectos se reflejan en el acelerado crecimiento de la nación asiática. Esta dinámica ha traído consigo complejos efectos secundarios que afectan a todos los sujetos que integran la pirámide social; así vemos como niños y niñas, jóvenes adolescentes, hombres, mujeres y ancianos, experimentan de primera mano el impacto de las medidas implementadas por el gobierno central.

En la nueva era tecnológica, tales temas han desatado acalorados debates en las redes sociales a nivel global donde se discuten las consecuencias de medidas como la controvertida política del hijo único. Dichas repercusiones se ponen de manifiesto en el problema del envejecimiento en China, visto a través del alamarmente crecimiento de los llamados “Nidos vacíos” (inglés: Empty nest; mandarín: 空巢). Para el año 2013, se estimaba que más del 70% de la población entre los 60–70 años estaban viviendo en un “nido vacío” ante la ausencia de hijos y nietos.

A partir de entonces se incrementó el debate sobre el rol que el Estado debía jugar en la búsqueda de un balance ante el alarmante número de ancianos viviendo en soledad. El término Empty nest remite a un síndrome que afecta principalmente a los adultos mayores entre 60 y 80 años, quienes padecen de depresión, tristeza y/o dolor experimentado ante la partida de los hijos, lo que generalmente ocurre por motivo de estudio, trabajo o casamiento.

Si bien no se trata de una condición clínica, lo cierto es que el síndrome del nido vacío refleja un amargo período de transición en el cual la mayoría de los adultos mayores experimentan sentimientos de soledad o pérdida. Mientras la mayoría de los padres alienta a sus hijos a convertirse en adultos independientes, la experiencia de dejarlos ir puede resultar dolorosa y difícil de superar.

En el caso particular de la República Popular China, hasta el año 2014 se calculaba que en ciudades grandes como Shanghái y Beijing la cantidad de adultos solitarios alcanzaba aproximadamente el 70% de la población total; no obstante, se cree que la mayor proporción de ancianos en condición de soledad y abandono viven en zonas rurales deprimidas, donde los hijos se ven obligados a marcharse en búsqueda de mayores oportunidades de trabajo.

Una sociedad que envejece. El drama del Nido Vacío.

El origen de la expresión se puede rastrear hacia la década de 1980, cuando la famosa escritora Bing Xin publicó un cuento corto titulado “Nido Vacío” y los lectores chinos se compadecieron del protagonista, un anciano chino de ultramar en una ciudad de los Estados Unidos abandonado por sus hijos (Cai Min, 2010). Existen tres tipos de empty nests: 1) el conformado por dos adultos mayores sin hijos; 2) adultos mayores con hijos pero que viven solos; 3) adultos mayores con hijos pero que deben vivir solos porque estos se encuentran muy lejos (en las grandes ciudades o en el extranjero).

Ante tales circunstancias, China se enfrenta a una nueva estructura familiar bajo el patrón 4: 2: 1, es decir, cuatro ancianos, una pareja y el hijo/hija, lo cual dificulta la atención exclusiva de los mayores ya que, en la dinámica actual, padre y madre deben cumplir con sus obligaciones laborales, condición que les obliga a permanecer fuera de casa durante la jornada de trabajo. Esto deja a cuatro adultos mayores cuidando del hijo/a, lo cual funciona siempre que gocen de buena salud física y emocional; sin embargo, hay opiniones divididas entre quienes consideran que el cuidado de los nietos no es la forma más idónea para disfrutar la vejez, sobre todo en los casos de aquellos que gastaron su juventud en el proceso revolucionario que dio vida a la República Popular.

Frente a este escenario, el Estado volcó su atención hacia una situación que pone en tela de juicio la perdurabilidad de los valores tradicionales en la sociedad actual. La piedad filial (en mandarín: 孝) es uno de los elementos que, desde tiempos remotos, ha dictaminado todo lo relacionado con el trato hacia los mayores. Descrito por Confucio en el Clásico de la Piedad Filial, se resume en la actitud que deben tener los hijos hacia sus padres, es decir, ser buenos con ellos en todo momento; mostrar amor y respeto ante cualquier circunstancia; ser piadosos y honrarlos después de su muerte.

Sobre el amor y cuidado hacia los adultos mayores

En el año 2013, la cadena CCTV puso en circulación un grupo de comerciales de televisión promoviendo la consigna 关爱老人 (amor y cuidado a los mayores). En tres clips cuya duración no supera el minuto y medio, se narran tres historias protagonizadas por distintos sujetos, todos ellos adultos mayores. El más conmovedor –a decir verdad, mi favorito– es el de un padre y su hijo.

Inicia con la voz en off de un hombre que narra como la vida de su padre fue cambiando dramáticamente tras comenzar a sufrir problemas de la memoria, olvidando hasta los más simples detalles: donde está el baño, cuál es la puerta de su casa, cuál fue el menú de las comidas. El protagonista cuenta que un día mientras se encontraba almorzando con familia y amigos, su padre tomó de la mesa uno de los ravioles chinos (饺子) sobrantes. Tras guardarlo en su bolsillo, el hijo indignado le preguntó qué estaba haciendo, a lo que el anciano respondió: es para llevárselo a mi hijo, creo que a él le gustaría. El clip termina con un emotivo mensaje: 他忘记了很多事情,但他从来忘记爱你.

En una sociedad tan visual como la china, cada clip está orientado a tocar las fibras sensibles del espectador, quien, de manera inevitable, se sentirá identificado al menos con alguna de las historias, ya que las mismas exploran la realidad de los adultos mayores en el contexto actual, donde los jóvenes y adultos se ven en la necesidad –y obligación– de dejar el nido en búsqueda de mayores oportunidades, no solo en el terreno laboral, sino también en los estudios y calidad de vida en general.

La ausencia de los hijos y la sensación amarga que su partida deja en los corazones de los padres es un elemento común en los otros tres comerciales que siguen la misma fórmula: una voz en off (o una dulce canción) que se mezcla con tonalidades frías, claroscuros y fotografías B/N, para contarnos una historia de madres y parejas de ancianos que llevan consigo la nostalgia de no tener cerca a los miembros jóvenes de la familia.

La espera de mamá

En el clip 妈妈的等待 (La espera de mamá), el video –protagonizado por una madre y su hijo– inicia con la pregunta generadora “¿Qué es el amor?”. En el comercial vemos como una joven alegre y hermosa comienza un largo recorrido seguida de cerca por su pequeño hijo. En cada etapa de su vida juntos van apareciendo los elementos que dan respuesta a la frase inicial爱是什么?Para la madre, el amor es verte feliz; amor, es acompañarte en el camino de la vida; amor, es no sentir arrepentimientos ante el paso de la juventud; verte volar alto es lo que me conforta; amor, es esperar por ti (爱是什么? 爱,是只要你快乐;爱,是陪你走一辈子;爱,是无悔青春流逝;你的高飞,就是我的安慰;爱,是痴痴等待你.) La historia finaliza con el mensaje: 别爱得太迟,多回家看看.

La nota que enfatiza la importancia en el amor filial aparece nuevamente en uno de los anuncios protagonizado por una pareja de ancianos que viven en “nido vacío”. En el clip爸爸的谎言 (la mentira de papá), se escucha una conversación telefónica en la cual el padre narra una serie de historias cortas en las que se describe a sí mismo como un hombre regularmente ocupado y activo entre la comunidad, mientras su esposa disfruta los años de vejez con las amigas del vecindario. Sin embargo, al observar con detalle la secuencia de imágenes, el espectador descubre que detrás del diálogo entre padre e hijo se ocultan pequeñas mentiras y se omiten grandes verdades.

La familia está separada por el tiempo y la distancia. El hijo decide creer las ficciones en los relatos de su padre quien, desde el otro lado del teléfono, se conforma con saberse satisfecho ante los logros de ese extraño habitual que le llama ocasionalmente.

No permitas que la espera se convierta en algo de lo que tengas que arrepentirte (*)

El último comercial que rescata la importancia de la piedad filial y el amor hacia los padres relata la historia de una mamá que, con el pasar de los años, ve como su hijo se va transformando hasta tener su propia familia lejos del hogar materno. En las diversas etapas del crecimiento personal de ambos (estudios, trabajo, matrimonio) el mensaje es el mismo, disfrutar de una vida feliz: 等你考上大学,妈妈就享福了!;等你毕业工作了,妈妈就享福了!;等你结完婚,有孩子,妈妈就享福了!;奶奶,等我长大了,就让你享福了!.

A diferencia de los clips anteriores, este culmina con una suerte de happy ending que llega después de un suceso trágico, el cual precipita la reunión entre madre e hijo. En la escena final, la fotografía ofrece al espectador un mensaje más alentador que insiste en reforzar los valores tradicionales desarrollados por Confucio en el Clásico de la Piedad Filial y Guo Jujing (郭居敬) a través de Los veinticuatro ejemplos filiales (en inglés: The Twenty–four Filial Exemplars; en mandarín: 二十四孝). En este sentido, al ser nosotros mismos parte de la audiencia, nos convertiremos en los receptores de una nota aleccionadora sobre el amor, respeto y devoción que debemos cultivar hacia nuestros ancianos, para así honrar su memoria cuando ya no estén entre nosotros: 别让等待,成为遗憾.

(*) El clip别让等待,成为遗憾 no tiene la etiqueta 关爱老人, por tanto, no se inscribe en la lista de失智老人, 妈妈的等待 y 爸爸的谎言. En atención a la fecha de publicación en la plataforma Youku, suponemos que el comercial entró en circulación en el año 2014. No obstante, para el propósito de este artículo consideramos que el mensaje rescata la idea central sobre la piedad filial y el trato hacia los adultos mayores a propósito del alarmante crecimiento de “nidos vacíos”.

Cai Min, Los mayores chinos se enfrentan al desarrollo de la sociedad moderna, Revista del Instituto Confucio, Instituto Confucio de la Universidad de Valencia (España), vol. 3, noviembre 2010, pp. 75–79.

Enlaces de interés:

1) Bing Xin (Biografía)
https://en.chiculture.net/?file=topic_details&old_id=0428

2) Empty Nest Syndrome
(Psychology Today, 18/04/2017)
https://www.psychologytoday.com/conditions/empty-nest-syndrome

3) Granddaughter captures her grandpa’s life in camera
(China Daily, 20/12/2017)
http://mp.weixin.qq.com/s/RETFdRN9Q2ivZ8ExAHTJwg

4) Lonely Tianjin Grandpa Puts Himself Up for Adoption
(Sixth Tone, 22/12/2017)
http://www.sixthtone.com/news/1001451/lonely-tianjin-grandpa-puts-himself-up-for-adoption?#_=_

5) Millions Empty Nesters Struggle to Live Alone in China
(Xinhua News Agency, October 7, 2003)
http://www.china.org.cn/english/MATERIAL/76806.htm

6) Spare a thought for ‘empty nest’ people
(China Daily – USA, 23/10/2012)
http://usa.chinadaily.com.cn/epaper/2012-10/23/content_15839508.htm

 

CCTV – 关爱老人

1) 关爱失智老人

2) 关爱老人 妈妈的等待

3) 关爱老人 爸爸的谎言

4) 别让等待,成为遗憾
http://v.youku.com/v_show/id_XNzExNDY5ODQw.html?spm=a2h0k.8191407.0.0&from=s1.8-1-1.2&f=26445512

No Comments

Post A Comment